Este es uno de los tipos de fotografía gastronómica que está pegando más fuerte. Es una modalidad en la que buscamos expresiones, un brindis, una mirada, una sonrisa, consumo... Situaciones que nos produzcan bienestar y ganas de estar en esa misma situación. Es un tipo de fotografía donde se busca un consumo real, pero también podemos hacerlo "posado" y simularlo.