A QUIÉN MIDO EN UNA BODA, AL NOVIO O A LA NOVIA?



Es una de las preguntas que más veces me hacéis, y no os voy a engañar, yo al principio, también me la hacía. Esto es debido a que no acabamos de entender el sistema de medición de nuestras cámaras, ya sean Reflex o Mirrorless.


Para ponernos primero de todo en antecedentes, deciros que lo primero que tenemos que hacer antes de hacer una fotografía, es medir la luz, esto hará que los blancos, los negros y los medios tonos, o sea los grises, estén en su sitio. A esto se le llama exponer una fotografía.


Para realizar esta operación, nuestras cámaras nos brindan un "chivato" llamado exposímetro.

Exposímetro

Este exposímetro nos mide la luz que reflejan los motivos, ojo, LA QUE REFLEJAN, no la que reciben, esto es muy muy importante que os lo grabéis a fuego. Nuestras cámaras no saben lo que es blanco o lo que es negro, lo único que saben es que cuando el exposímetro está en 0, esto quiere decir que tiene una dominante de gris neutro. De hecho, todas las cámaras del mundo, están calibradas para que al medir al 0, tengamos esta exposición, de un gris neutro.


Por norma general, un motivo que sea blanco medirá +2 y uno que sea negro medirá -2, ya que le estamos diciendo a nuestra cámara mediante el exposímetro, que el motivo que vamos a fotografiar, en este caso si es el traje del novio, que es negro, este refleja menos luz que un gris neutro, concretamente dos pasos menos, por lo que deberemos llevar nuestro exposímetro a -2.

Para realizar esta operación, lo más preciso es utilizar el sistema de medición puntual, y con el punto de enfoque central, "apuntar" en una zona totalmente negra del traje y llevar nuestro exposímetro a -2 mediante el triángulo de exposición.





CON MEDICIÓN PUNTUAL SOBRE UN

MOTIVO NEGRO LLEVAREMOS EL

EXPOSÍMETRO A -2












En el caso de querer medir la escena tomando como referencia el traje de la novia, deberemos hacer la misma operación pero de modo inverso, midiendo en este caso en +2







CON MEDICIÓN PUNTUAL SOBRE UN

MOTIVO BLANCO LLEVAREMOS EL

EXPOSÍMETRO A +2











Bien, una vez ya hemos hecho esta pequeña introducción, ahora es cuando viene el mar de dudas que muchos de vosotros tenéis y no es otra que... pero a quién mido de los dos? La respuesta es simple.. A CUALQUIERA DE LOS DOS, y os lo voy a argumentar.


Como os he dicho al principio, estamos de acuerdo que nuestro exposímetro mide la luz que reflejan los motivos, y es por ello que le debemos dar una referencia de uno de los dos, para que sepa qué cantidad de exposición hay en la escena. Pero Ojo!!! la luz que reciben ambos motivos ES LA MISMA! Verdad que no hay un foco con distinta intensidad de luz hacia el novio que hacia la novia? reciben los dos la misma cantidad y calidad de luz, por lo que nosotros lo único que debemos hacer, es tomar una referencia, sabiendo que un motivo negro mide -2 y uno blanco +2, elijamos el que elijamos de los dos, la escena estará bien expuesta.


Para que lo acabéis de entender, os pongo un ejercicio para hacer en vuestras casas. Coger dos cartulinas, una negra y una blanca, y ponerlas al lado. Entonces coger vuestra cámara y medir en una de las dos cartulinas, en la que os dé la gana. Imaginemos que escogéis en novio, llevar el exposímetro en -2 apuntando con el punto de enfoque central y que todo el encuadre esté en la cartulina negra. Una vez tengáis vuestro exposímetro en -2, NO TOQUÉIS NADA MÁS! simplemente girar la cámara hacia la cartulina blanca que tenéis a lado... MAGIA!! veréis que vuestro exposímetro pasa de estar en -2 a estar en +2. Porqué?? Muy sencillo, ya lo hemos dicho, porqué la luz que reciben ambas cartulinas es la misma, pero como nuestras cámaras solo entienden la luz que reflejan los motivos, dándole la referencia correcta de uno de los dos, la otra ya estará bien expuesta.


Por lo tanto, para resumir, cuando vayamos a hacer una boda (y que conste que yo no soy fotógrafo de bodas) y tengamos a los novios en una situación de luz constante, siempre que esta no cambie, simplemente escogemos a uno de los dos y medimos. Una vez hecho esto, ya no tenemos que volver a medir la luz hasta que esta no cambie, por ejemplo que entremos dentro del restaurante o viceversa. Entonces deberemos volver a medir, pero solo cuando cambie la luz.


Uffffff que tostón eee? seguro que con el ejercicio de las cartulinas os quedará claro, la medición de luz es para mi lo más complejo de la fotografía al principio, junto con el balance de blancos, pero una vez lo entendemos, veréis que es cuando realmente empezamos a disfrutar de la fotografía.

0 vistas

Contacta conmigo

para dudas, proyectos, presupuestos
  • White Twitter Icon
  • White Facebook Icon
  • White YouTube Icon
  • White Instagram Icon

Copyright © Ruben Gabelli. Todos los derechos reservados